27 de enero de 2011

RESTAURANTE CANTÁBRICO, TESTIGO DEL PASO DE LOS AÑOS EN VENTA LES RANES

El edificio del Restaurante Cantábrico se dice que fue levantado en la misma época en la que se construyó la carretera N-632, hace siglo y medio aprox., ya que anteriormente solamente existía un camino que venía del llamado “Camino Real” y que subía a lo que ahora es Bárcena, pues antes Venta las Ranas también era Bárcena, debido a que no tenía topónimo propio.
 
 
Lo construyó un hombre soltero de apellido Valdés (antecesor de los famosos “Doroteos” de Castiello y tío de la suegra de Manuel Sánchez “el moyau”) con muchas propiedades.  Para su construcción se hizo un cimiento de más de 3 metros, lo que aclara que su estructura se conserve intacta a pesar de estar prácticamente en la carretera teniendo que soportar durante décadas el paso incesante de camiones de gran tonelaje y todo tipo de vehículos. Se dice que aquel primer dueño llegó a criar jabalíes en aquel gran sótano subterráneo. Dicho sótano se tapó cuando compró la propiedad D. Abilio Madiedo. Precisó el trabajo de todos los carros disponibles en Castiello para el transporte de las piedras necesarias.
En aquella época que poseía el “bar” el señor Valdés constaba de bar y tienda, lo que antiguamente se denominaba una “venta”.
Cuando el señor Valdés falleció, toda esa propiedad (que abarcaba el bar, la finca denominada “Villamarina” que llegaba hasta casa “Luis de los carros” y lo que posteriormente compró la empresa Ercoa) la heredó un sobrino suyo que era cura presbítero, llamado don Arsenio Valdés. Al tener ese título, superior a cualquier párroco, no tenia parroquia fija. Como no podía hacerse cargo del bar lo alquiló a un matrimonio de apellido Valle. Durante esa época se llamó "Casa Valle" y constaba de una gran estancia con suelo de madera. Era muy afamada su bolera y en ella se disputaban partidas en las que participaban grandes figuras del mundo de los bolos de aquellos tiempos. También en el exterior del comercio se organizaban concursos de canción asturiana. Valle regentó el bar hasta finales de los años 40, que fue cuando lo compró Belarmino Riera, natural de Breceña (Villaviciosa) y llegado a Venta las Ranas años atrás.
D. Belarmino compró toda la propiedad en competencia con el famoso “Limpias” (padre de la saga de comerciantes “Morís”) que también era otro posible comprador. Cuentan que cuando "Limpias" fue al domicilio de Arsenio Valdés a Gijón a hacer la oferta para comprar la propiedad se cruzó en las escaleras con Belarmino Riera que bajaba con el trato ya hecho y la propiedad comprada.
 
Cuando Belarmino Riera compró dicha posesión alquiló el bar a Abilio Madiedo, natural también de Breceña, el cual vino traído por él. Por aquel entonces los padres de Abilio Madiedo poseían en Villaviciosa el afamado bar "La Mariñana" en la calle Dean José Cuesta (zona de Santa Clara). A partir de ahí (año 1947) ya empieza la historia “reciente” del renombrado Restaurante Cantábrico, bautizado así por Abilio Madiedo.

Relatado por Manuel Sánchez "el moyau"

Pasó por varias manos después de que la familia Madiedo dejara el cargo tras varias décadas. Podría destacarse la buena época de “Minín” y “Angelita” en los años 80, durante la cual El Cantábrico destacó como uno de los más populares negocios de comidas de Asturias, recibiendo incluso la visita de la Infanta Doña Elena que quiso saborear los buenos guisos de Angelita en una de sus visitas a la región. Posteriormente Angelita y Minín se hicieron cargo del famoso restaurante de Gijón "El Zagal".

 

A finales de los años 80 se hicieron cargo del restaurante Nacho y Pili, los cuales posteriormente fundaron la popular Sidrería Nacho en Gijón.
A principios de los 90, Mario Martínez, antiguo propietario de la empresa de limpiezas gijonesa “Limpul” y vecino de El Gobernador. Volvió a llevar a El Cantábrico a su añorada época de esplendor, brillando por su excelente cocina y por sus totalmente renovadas instalaciones. En el año 1997 se celebró su 50 aniversario, acudiendo a la celebración el entonces presidente del Principado D. Sergio Marqués y varias autoridades más.

Mario, y posteriormente su hijo Mario mantuvieron El Cantábrico en la cima y a principios de la primera década del siglo XXI cogió las riendas Fernando Viñuela, famoso cocinero que conservó la buena fama del restaurante hasta su marcha en el año 2005.


Fernando Viñuela durante su etapa en El Cantábrico
En ese mismo año, desgraciadamente, otro popular restaurante de Les Mariñes, “Los Pisones, Casa Ciprión” en Quintueles, sufrió un grave incendio destrozando el edificio por completo y obligando a sus dueños a buscar otra alternativa a su negocio familiar. Naturalmente no había mejor opción que El Cantábrico. El 25 de octubre de 2005 la familia encabezada por Luis y Leni (propietarios de Los Pisones) se hizo cargo de El Cantábrico, que volvió a resucitar tras unos meses cerrado y rebautizado como "Los Pisones".


Desgraciadamente, a finales del 2010, fallece Luis el cabeza de familia, pero estos profesionales del sector de la hostelería llevaron las riendas del negocio hasta finales del año 2012.
 
El Cantábrico renace en diciembre de 2012 y vuelve a cambiar de dirección en septiembre de 2013 de la mano de una nueva gerencia.
 
 


2 comentarios:

  1. Alguien conoce a Benigno Lopez mendez y su mujer Mercedes Pidal Alvarez? no sé qué viven en Santa Marina. Tienen una hija creo.
    Muchas gracias a quien me pueda informar
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena Alvarez García18 de julio de 2012, 21:18

      Para contestarme mi correo electrónico es.. elen2010@hotmail.es
      Muchas gracias

      Eliminar